martes, 28 de junio de 2016

26J

Si estás leyendo estas líneas, puede que te sorprendas de esta nueva entrada... Básicamente porque hacía mucho (muchísimo) que no escribía en el blog.
En cierto modo, lo tengo abandonado, aunque la realidad se enfoca desde el plano personal: no me apetecía escribir. Al menos no tenía ganas de hablar sobre la actualidad política que nos rodea ni quería verter mi opinión.
No porque no la tenga, sino por la necesidad de enfocar las cosas desde un punto de vista más relajado.

De hecho, tras lo acontecido en estas últimas elecciones generales, me estoy planteando dejar de votar... Así: como suena.
Al menos no hasta que se instaure un voto electrónico.
La sombra del "tongo" planea sobre los resultados.
De ser cierto, estamos ante una violación sin precedentes del estado democrático.

Y, de no haber sucedido -y no puedo evitar en cierto modo pensarlo, después de que el encargado del proceso sea la misma persona que ha realizado un complot contra otros partidos para desprestigiarlos- la cosa se enfoca desde un punto de vista muy triste... Esto no tiene visos de cambio.

En los días posteriores al 26J leo en periódicos cómo cargan indiscriminadamente contra Unidos Podemos e incluso hablan de la necesidad de su desaparición. Me quedo atónito.
Los mass media no dudan en desprestigiar a quien proponía tan ansiado cambio. La regeneración política ya está siendo cuestionada incluso de forma organizada.
Parece que nos lo quieran meter en la cabeza.

Que se critique la campaña electoral dado el fracaso (o presunto, yo no sé), es lógico, porque el resultado ha sido inesperado.
Que el mensaje no haya calado debido a la falta de agresividad, puedo entenderlo por lo que ha acontecido en el recuento de papeletas.

Pero eso no exime para nada de la responsabilidad del electorado, que -insisto, parece- que se haya decantado por quedarse con la más extrema corrupción.
¿Qué hace falta para que esto cambie?
¿Realmente era necesario un discurso más directo y agresivo por parte de la esperada coalición entre Izquierda Unida y Podemos?
La lógica a pie de calle decía a gritos que esta fusión era el paso definitivo para poder cambiar las cosas realmente.
Pero no...
Algo que se me escapa ha pasado.
Y por ahí he leído incluso que el hecho de "insultar" y "menospreciar" a ciertos sectores de la ciudadanía por votar precisamente a corruptos, no era la forma indicada, como bien ha quedado demostrado.
Las confluencias no han usado ese argumento: ese argumento lo esgrimimos quienes no entendemos cómo puede ser que un país culto pueda soportar esta situación y, en connivencia, apoyarlo y alentarlo.
Pues claro que resulta inconcebible!!!

¿Tongo? ¿Pucherazo?
Son palabras mayores.
Tan mayores que ni siquiera los propios políticos afectados se atreven a afirmar. Pero ahí está.
Eso, o es que no tenemos remedio.

Y, si es lo segundo, yo me rindo.

Por otro lado, que se siga usando papel a estas alturas, me hace sospechar.
Sería muy fácil votar de forma electrónica mediante el móvil o en cabinas...
Pero no.

El único enfoque que nos queda a modo de resignación es que, en los próximos cuatro años, lo que suceda en España, no será culpa de Venezuela, los rojos, el comunismo ni el sorpasso.
Tú te lo guisas, tú te lo comes.

jueves, 5 de noviembre de 2015

Quita multas


He estado trabajando ultimamente en una idea que considero revolucionaria.
Me he dedicado en exclusiva a desarrollar una aplicación que evite a los conductores ser cazados por los odiosos radares que la DGT pone estratégicamente para vaciarnos los bolsillos de nuestros, ya de por sí, mermados salarios.

Para ello y con la ayuda de prestigiosos ingenieros especializados, os presento una aplicación para los móviles y para cualquier dispositivo, por poca memoria que tenga, que evitará que os vuelvan a pillar a más velocidad.

Y, lo mejor se todo es que es completamente legal.
















La aplicación en cuestión consiste en memorizar estas señales y, cuando te encuentres conduciendo tu vehículo, adecuar la velocidad a la que marca la susodicha señal.
Es decir, que el velocímetro de tu coche coincida, como máximo, con la cifra de la última señal que has visto.

Aprovecho la ocasión para recordaros que no se debe hacer uso de dispositivos móviles durante la conducción de vehículos.
Así que, haced buen uso de este innovador invento.

No se aceptan devoluciones.














martes, 11 de agosto de 2015

Agradecimiento

Mucho tiempo ha pasado desde que publiqué la última entrada en el blog.
Durante todo este tiempo me he dedicado a relajarme, alejándome todo lo posible de la política actual y de la situación social. 
No significa que no me haya enterado o que no esté al día de lo que acontece.
Simplemente estoy atravesando una etapa de mi vida en la que prefiero tomarme las cosas con más calma: atrás quedó esa actitud de constante ira e impotencia.

Tras una época sin sentarme frente al ordenador a escribir, me he decidido a hacerlo con otra intención. Más amena y distendida.

Hace años me vino a la cabeza una idea para una novela, y decidí que había llegado el momento de sentarse a intentar sacar algo en claro de esa idea.
Tras varias horas frente al portátil, he llegado a la conclusión de que, muy probablemente, la novela quede enun relato corto. Pero para dilucidarlo, habrá que aeguir tecleando.
Mientras tanto, han surgido varias ideas para otros relatos, historias cortas y diferentes desvaríos.
Todo se andará.

Lo que he notado es un incremento en las visitas  al blog, comentarios, amigos en la página de facebook, etc.

Y es lo que quiero agradeceros.
Gracias  por leer mis palabras e ideas. 
Por estar de acuerdo o en desacuerdo.
Por estar, vaya.

Mientras, sigo barajando el volver a escribir cosas aqui, pero no quiero comprometerme de momento. Lo primordial es dar rienda suelta a la idea de desarrollar mi prosa, recorrer ese camino y ver dónde me lleva.
¿Quién sabe? El destino es desconocido, pero el viaje promete.

Gracias a tod@s!!!



miércoles, 20 de noviembre de 2013

20-N

Sigo sin entender muy bien el sentido de salir a la calle a celebrar o conmemorar tiempos pasados. Puedo entender que la gente se quiera acordar de un hito histórico que mejorase sus vidas, como la independencia frente a una invasión, el nacimiento de una nueva constitución o el derrocamiento o defunción de un dictador.
Pero llorar la muerte de un líder totalitario, me parece de muy mal gusto.
Pero claro: el que sale a conmemorar no piensa que tiene mal gusto, poca sensibilidad o simple y llanamente, que vive anclado en una época pasada.

Yo no soy así.

Yo prefiero mirar hacia adelante. Evidentemente, creo que hay que conocer la Historia para saber mirar hacia adelante y ser constructivo. Pero mirar hacia atrás constantemente intentando aferrarse al pasado, es condenar el futuro.

Imaginemos, solo por un segundo, que lo que había era realmente bueno para todos ¿A caso no se puede aspirar a algo mejor? ¿Es que no tenemos derecho a algo más?
Eso poniéndonos en que lo que hubiese fuera algo de todos y para todos, elegido por mayoría, por supuesto.

Aún así, sigue habiendo gente que se empeña en acordarse de lo que hubo...
Supongo que siguen quedando generaciones que vivieron esa época y la añoran porque les debió ir muy bien.
Digo yo que con el tiempo esta idea caerá en el olvido y morirá con aquellos que la vivieron.
Y digo esto porque no creo que a nadie que no haya vivido en esa época se le pase por la cabeza querer algo así en pleno siglo XXI. 


jueves, 7 de noviembre de 2013

Una imagen

Riámonos un poco, que falta hace y nos viene muy bien a todos.

¿Quién me dice la película?


domingo, 27 de octubre de 2013

Antiterroristas


Como todos sabéis, hoy había concentración en la Plaza de Colón. La AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo), convocaba una manifestación en contra de la decisión de Estrasburgo de derogar la Doctrina Parot, de la que ya he dicho lo que pienso al respecto.
En los medios oiréis cifras. De la delegación del gobierno, de la policía, de los convocantes... Basta con ver alguna foto y, aunque las cifras bailen en la cabeza, uno se hace una idea.







Para quien no haya captado mi punto de vista, recordar que estas personas están mostrando su apoyo a familiares o supervivientes de ETA. Si la plaza no está llena de ciudadanos, como otras veces ha estado Madrid con gestos espontáneos de rechazo a la extinta banda armada, es porque se dejan rodear o directamente son tan fascistas como el que más porque, si a día de hoy, necesitan llorar a sus muertos ondeando esas banderas, jamás les mostraré mi apoyo.

Y no lo intentéis: que os empeñéis en verme como al enemigo, no significa que esos a los que tanto odiáis, sean mis amigos.

Yo soy de un bando distinto: soy demócrata, de la izquierda que jamás ha gobernado y que tiene el beneficio de la duda, y europeo. 

Qué vergüenza.

Cambio de hora

Dos veces al año, toca hacer lista de los relojes que nos acompañan en nuestro día a día y cambiarles la hora. Una hora hacia adelante o hacia atrás, dependiendo de la época del año.
Hoy ha tocado hacer que a las 3:00 am sean las 2:00 am.
Ganar una hora de sueño, que se suele decir. 

Y ahora, una o dos semanas con la cabeza en Lugo y el cuerpo en Aljete. Todos los años, lo mismo. Dos veces.
Los niños, acelerados y agotados. Los padres, desesperados. 

¿Y cuál e el sentido? ¿El ahorro energético? Creía que el objetivo era que las eléctricas ganaran dinero como sea. 
Es decir que, este ahorro, ¿es lo que hace que nos suban las facturas tres veces al año?
Ahora lo entiendo:
Primero nos aturden con diferentes horarios y después nos suben la factura de la luz. Con nocturnidad y alevosía.
O a lo mejor el ahorro se produce de otra manera que nuestros bolsillos no notan. O sí que lo notamos pero no somos conscientes...

Por mi parte, bien podrían estarse quietecitos y dejarlo correr. Lo comido por lo servido: una hora en verano y otra en invierno.
Porque, calculemos: si hemos retrasado el reloj, lo que hemos conseguido es que anochezca más tarde. Por lo que amanece más tarde. Luego, la bombilla que no enciendes por la noche, la enciendes por la mañana. 

Creo que lo que habría que estudiar con respecto a los horarios en España debería estar más encaminado a la hora de sentarnos a la mesa para comer y cenar.
Somos el único país de Europa con unos horarios tan ilógicos. Tal vez todos los países mediterráneos tienen este desfase, pero no es excusa: tendríamos que hacer la comida y la cena mucho antes. No está bien hacer digestiones tan tardías o irse a la cama con el estómago lleno. 
Comer a las 11:00 o 12:00 y cenar a las 19:00. Y si te da la gusa a las 22:00, unos cereales o una pieza de fruta. Y la cena la puedes quemar dando un paseo o simplemente haciendo cualquier cosa.

Es solo mi punto de vista. Cuando he practicado ese horario al viajar, el cuerpo ha funcionado mucho mejor y, de hecho, adapté mi rutina a esos horarios en la medida de lo posible.
Procuro comer a las 13:00 y cenar entre las 19:30 y las 20:00. 

Excepto si volvemos a vivir pluriempleados...